Archivo de la etiqueta: ángel inversionista

¿Qué puedo hacer para fondear mi emprendimiento? (parte 3 de 3)

En esta tercera y última nota sobre el tema de fondeo de emprendedores y emprendimiento, a partir del análisis del crowdfunding, de los inversionistas ángeles y los inversionistas de capital de riesgo que realizamos en las dos notas pasadas, con base en el artículo de Conner Forrest (@connerforrest) aparecido en el sitio especializado techrepublic.com, formularemos observaciones y comentarios críticos derivados de mi experiencia personal de casi veinte años como emprendedor, del trabajo del Colectivo Startblueup en el proceso de incubación y apoyo a emprendedores, y de una interesante nota sobre esta tema de Will Yakowicz

Comentarios críticos (y quizá incómodos) sobre el fondeo a emprendedores

En el Colectivo Startblueup suscribimos plenamente el punto de vista de uno de nuestros conferencistas, Guillermo Delgado Murillo, quien en uno de nuestros eventos postuló el principio que “el emprendedor puede ser su propio inversionista ángel”. Esta frase tiene que ver con dos actitudes fundamentales para todo emprendedor, que son en primer lugar la convicción de que hay que seguir adelante a pesar de todas las demoras e inconvenientes que puedan encontrarse en el camino, y en segundo lugar una decidida orientación hacia el mercado a través de la ventas.

Consecuentemente, el significado de la declaración de que “el emprendedor puede ser su propio inversionista ángel” es que todo emprendedor puede y debe generar un flujo de efectivo constante a partir de una constante y dedicada actividad de venta, que puede estar relacionada directamente con el concepto de su emprendimiento, que puede ser a partir de productos o servicios anexos y conexos a su concepto principal, pero que también puede estar vinculada con actividades o productos diversos, que le puedan generar ingresos para impulsar su emprendimiento, al menos en la parte inicial del lanzamiento de su concepto.

El analista Will Yakowicz (@willyakowicz) plantea en el sitio Inc.com que “levantar capital de riesgo es un error”, pues todo el proceso que demanda acceder a este tipo de recurso compite con el tiempo que el emprendedor podría estar dedicando a venderle a sus consumidores, recibiendo retroalimentación del mercado y mejorando su producto o servicio. Yakowicz cita la opinión de Fred Wilson, inversionista de capital de riesgo y cofundador de Union Square Ventures, cuyas inversiones han ayuda a proyectos como Twitter y Tumblr a escalar y convertirse en compañías exitosas.

Wilson afirma que, a partir de su experiencia personal de más de dos décadas en el proceso de apoyar a emprendedores, ha observado que existe una correlación inversa entre el éxito de un nuevo emprendimiento y el monto de capital obtenido en la fase de capital semilla y de capital de riesgo. Por paradójico que parezca, Wilson postula que “a menos capital obtenido, mayor éxito a largo plazo.

Una opinión similar es la de John Mullins, profesor asociado de la London Business School y autor del texto The Customer-Funded Business: Start, Finance, or Grow Your Company with Your Customers’ Cash que apareció recientemente en el Harvard Business Review, quien postula que hay cuatro grandes desventajas del capital semilla y del capital de riesgo en las etapas iniciales de todo emprendimiento, que son:

  1. El emprendedor desperdicia tiempo y recursos enfocándose en convencer a unos inversionistas muy probablemente incrédulos y renuentes de que su negocio será rentable a través de generar miles de consumidores, en lugar de enfocarse en conseguir esos miles de consumidores que harán su negocio rentable y, entonces sí, enormemente atractivo para los inversionistas.
  2. Los Venture Capitalists (VC) muy probablemente se sentirán obligados a proporcionar consejo e incluso a entrar en procesos de “micromanagement” de cada de decisión del emprendimiento. No obstante, la experiencia observada por Wilson en relación con el porcentaje de éxito de los fondos de inversión, donde más de la mitad de los fondos observados sólo arrojaron retornos de un dígito, e inclusive uno de cada cinco fondos arrojaron rendimientos negativos (una tendencia que probablemente puede extrapolarse a otros países, donde México no es la excepción a la tendencia) llevan a cuestionar si el “valor agregado” que otorgan los fondos justifica la intrusión cotidiana en las decisiones del emprendimiento, en muchos casos con objetivos e intenciones que pueden no ser coincidentes con los legítimos intereses del emprendedor.
  3. La compresión de la propiedad accionaria. Mientras más temprana sea la etapa del emprendimiento, mayor será la participación accionaria demandada por el fondo de inversión, y mayor la dilución de la propiedad del emprendedor. Una compañía con trayectoria en el mercado y con pruebas objetivas de la aceptación de su concepto, indudablemente que tendrá “la sartén por el mango” en una negociación de levantamiento de capital de inversión.
  4. El juego tiene la probabilidad en contra del emprendedor. Los fondos de inversión trabajan con un porcentaje de éxito de una a dos compañías exitosas de cada diez emprendimientos fondeados. Estos datos determinan su posición y exigencia en una negociación de inversión con un proyecto que se encuentra en sus primeras etapas de crecimiento. Wilson se pregunta si es este tipo de escenario de negociación el más deseable para un emprendedor que va iniciando.

Esperamos que este análisis haya contribuido a clarificar la pregunta de cómo fondear un emprendimiento. Si tú, estimado lector, estimado emprendedor, tienes dudas o deseas discutir estos conceptos, no dudes en contactarme a mí directamente, o ponte en comunicación con el Colectivo Startblueup.

Fuentes de información:

http://www.techrepublic.com/article/funding-your-startup-crowdfunding-vs-angel-investment-vs-vc

http://www.soyentrepreneur.com/23748-tendencias-negocios-crowdfunding.html

http://www.inc.com/will-yakowicz/why-raising-venture-capital-is-for-losers.html

¿Qué puedo hacer para fondear mi emprendimiento? (Parte 2 de 3)

En esta segunda nota sobre el tema de fondeo de emprendedores y emprendimiento, analizaremos los casos de los inversionistas ángeles y los inversionistas de capital de riesgo, con un análisis basado en el artículo de Conner Forrest (@connerforrest) aparecido en el sitio especializado techrepublic.com.

Inversionistas ángeles.

Es una persona (o grupo de personas) que pueden destinar parte de su patrimonio para invertir en un emprendimiento, a cambio de acciones. Típicamente fondean las etapas iniciales del proyecto, cuando el grado de riesgo es máximo, ya que quizá aún no se cuenta con un producto terminado, el modelo de negocios aún no está probado, o el número de clientes aún no ha llegado a la masa crítica mínima para garantizar la viabilidad de la empresa.

La asociación con un inversionista ángel, de acuerdo con el punto de vista de Tony Schy, un inversionista ángel, es como “un matrimonio donde el divorcio no va a ser nada fácil”, por lo que es mejor buscar alguien que aporte experiencia de negocios para asesorar al emprendedor (preferentemente en un ramo industrial o de servicios vinculado con el proyecto), además de capital.

Los inversionistas ángeles suelen ser más laxos que los inversionistas de capital de riesgo (Venture Capital o VC) en el uso de las métricas que miden el potencial de la inversión. La oportunidad para este tipo de inversionistas radica en aquellos emprendimientos que no tienen un modelo de negocios completamente desarrollado, o en compañías que requieren de acceso a capital en periodos críticos o muy restringidos, ya que usualmente se logra una decisión de inversión en un tiempo mucho más breve que lo que se requeriría para fondear un monto similar con un inversor de capital de riesgo.

Inversionistas de Capital de Riesgo (VC).

Es el mecanismo más identificado con el fondeo para emprendedores, con una ya larga historia en los países desarrollados, y un creciente desarrollo en México a lo largo de los últimos años. Su presencia más relevante es a partir de la figura institucional de los llamados “fondos de inversión de capital de riesgo” o “fondos de inversión de venture capital o VC”.

Sus principales ventajas radican en la posibilidad de conseguir “inversionistas de valor agregado” que puedan convertirse en miembros activos y proactivos del Consejo de Administración de la empresa, que proporcionen asesoría y consejo a partir de su experiencia como personalidades exitosas en el mundo de los negocios, que abran la puerta para el acceso a expertos, a posibles proveedores de alto valor agregado, a prospectos de clientes y, finalmente, a una mayor exposición a los medios de comunicación.

Otras ventajas importantes a tomar en cuenta son que los fondos de capital de riesgo están muy enfocados a promover el crecimiento y evolución del emprendedor, pues su propia rentabilidad (incluso su existencia) depende de que los proyectos que apoyen rápidamente lleguen a ser rentables. También ofrecen acceso a sumas mayores de inversión y, una vez que deciden trabajar con un emprendedor, pueden reservar recursos para participar y apoyar en segundas y terceras rondas de llamados de capital.

Por otro lado, los fondos de capital de riesgo demandan un mucho mayor rigor en la modelación de negocios, en las proyecciones financieras y en la valuación del potencial de la compañía, pues su nivel de exigencia en cuanto a los resultados obtenidos a partir del apoyo proporcionado es también mucho más estricta.

El artículo completo de Conner Forrest puede encontrarse en:

http://www.techrepublic.com/article/funding-your-startup-crowdfunding-vs-angel-investment-vs-vc