¿Qué puedo hacer para fondear mi emprendimiento? (parte 1 de 3)

Quizá la pregunta más importante y más difícil de abordar para todo emprendedor, es la que tiene que ver con el título de esta nota: ¿cómo puedo obtener el dinero que necesito para lanzar o impulsar mi emprendimiento? Y es que, finalmente, cuando ya se cuenta con una innovación en el producto, servicio o en los procesos, cuando ya se tiene idea clara del modelo de negocio, del esquema de monetización, incluso cuando ya se cuenta con un plan de negocios y unas proyecciones financieras, el momento de pasar a la acción requiere de la consecución de recursos.

Una parte de los recursos materiales puede conseguirse con imaginación y creatividad; una buena parte del recurso humano suele ser aportación directa del trabajo del emprendedor y su equipo (en su conjunto, estos dos factores se engloban bajo el famoso concepto del bootstraping), una parte de los recursos financieros más básicos e iniciales pueden conseguirse apelando a las 3F (Family, Friends, Fools o Fans), pero siempre se llegará al punto donde surgirá la necesidad de conseguir un monto más o menos relevante de recursos financieros para seguir adelante.

En esta serie de tres notas que presentaremos en el blog, relacionadas con este tema, analizaremos las tres fuentes de financiamiento que Conner Forrest (@connerforrest) describe en el sitio especializado techrepublic.com. En la primera nota estudiaremos el concepto de Crowdfunding, en la segunda nota analizaremos los inversionistas ángeles y los inversionistas de capital de riesgo, y en la nota final formularemos observaciones críticas y conclusiones.

Crowdfunding

Son plataformas de financiamiento público colaborativo, basadas en la nube. En el mundo de habla anglosajona las que tienen mayor posicionamiento son Kickstarter e Indiegogo. En México, la revista SoyEntepreneur.com identifica como actores destacados a Fondeadora (primera empresa de este tipo 100% mexicana), Idea.me y Transformadora Ciel.

Una plataforma de crowdfunding típicamente presenta una oferta de producto o servicio innovador (a través de un video o una secuencia de fotografías acompañado de texto descriptivo), una cantidad mínima que debe ser recaudada para poder producir el objeto o generar el servicio, y un esquema de aportaciones crecientes, donde la persona que aporta dinero (a quien llamaremos el fondeador) puede seleccionar el monto de su aportación y la recompensa que obtiene a cambio de su participación. Las recompensas pueden ser tan simples y simbólicas como un diploma de reconocimiento entregado por correo electrónico y una mención en la página web de la empresa, o ser tan complejas y de tan alto valor agregado como varios juegos del objeto o varios paquetes del servicio prometido, a veces con entrega incluida en todo el mundo.

La plataforma establece un periodo de tiempo bien delimitado para correr el proceso de fondeo. Cada fondeador que desea apoyar el proyecto debe hacer una oferta (respaldado por algún mecanismo de pago en línea de fácil ejecución), y la plataforma lleva el conteo de tiempo transcurrido y de las cantidades recaudadas. Una vez transcurrido el plazo, si se ha logrado recaudar al menos la cantidad mínima establecida para la campaña, el fondeo se considera positivo, los recursos se entregan al emprendedor, y al término del periodo de producción los fondeadores deberán recibir el producto o servicio prometido. La plataforma cobra una pequeña comisión por la gestión del proceso. Si no se alcanza el objetivo del monto mínimo a recaudar, entonces los fondeadores reciben de regreso los depósitos de su oferta, y la plataforma cubre sus costos a partir de la cuota de inscripción pagada por el proyecto.

En las plataformas de crowdfunding todos los actores del ecosistema emprendedor pueden conseguir objetivos de alto valor. Desde el punto de vista de los inversionistas, es una “pasarela” donde descubrir nuevas ideas. El éxito de la campaña de fondeo colectivo muestra que puede existir una demanda en el mercado para el servicio o producto, con lo cual puede mitigarse el factor de riesgo para un concepto innovador. Para los emprendedores, la plataforma y la campaña de crowdfunding es una “prueba de mercado” con venta anticipada del producto o servicio, con la oportunidad de obtener comentarios o retroalimentación por parte de los primeros clientes.

Aunque el esquema de crowdfunding brinda la oportunidad de obtener fondeo sin otorgar participación accionaria alguna, sí requiere de la entrega de un producto o servicio a cambio de la aportación. Hay que tomar en cuenta que, por más exitosa que pueda ser una campaña de este tipo, siempre estará enfocada en el segmento de mercado de los “early adopters”, por lo que no puede extrapolarse automáticamente sus resultados para los segmentos mayoritarios del mercado, ni considerarlo como un mecanismo sustentable de fondeo a largo plazo.

Fuentes de información:

El artículo de Conner Forrest puede encontrarse en:

http://www.techrepublic.com/article/funding-your-startup-crowdfunding-vs-angel-investment-vs-vc

Sobre el crowdfundig en México:

http://www.soyentrepreneur.com/23748-tendencias-negocios-crowdfunding.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s